Científico mexicano envía carta a Alejandro Cao solicitando asilo en Corea del Norte debido a las atrocidades sufridas por la mafia del narcocapitalismo.

Mientras los medios de comunicación capitalistas acusan a Corea del Norte de ser una “dictadura” que “viola los derechos humanos” o un “régimen” que “mata a su propio pueblo” (todo ello sin ninguna evidencia empírica, ya que no existen pruebas fotográficas o videos de represión policial o militar contra manifestantes civiles en Corea del Norte, cosa que sí existe en todos los países capitalistas del mundo donde a diario vemos fotos y videos de repesión policial y militar contra civiles desarmados), mientras tanto en países asediados por el flagelo de la droga y la “guerra narco” (todos países capitalistas, dicho sea de paso) ocurren calamidades y atrocidades que le revolverían el estómago a cualquiera que las viera con sus propios ojos (a menos que se trate de un sádico psicópata como los matones y sicarios que perpetran éstas masacres).

Tal es el caso de éste joven mexicano, de nombre Alejandro, cuya maestría en ciencias médicas y biológicas le debería haber servido para llevar a cabo una vida feliz junto a su esposa e hijo, trabajando en la investigación científica por el bien de la humanidad, todo lo cual le fue injustamente arrebatado y de la forma mas cruel por las impías y bestiales carnicerías perpetradas por la burguesía narcotraficante, y los políticos capitalistas funcionales a éste mismo sistema que lejos de dar respuesta al problema solo forman parte del mismo sistema corrupto que lo ha ocasionado.

Ésta es la historia del Alejandro mexicano, que le ha escrito a nuestro camarada Alejandro Cao de Benós (Presidente de KFA) solicitándole acerca de la posibilidad de exiliarse en Corea del Norte a sabiendas de que gracias al sistema socialista en la sociedad norcoreana no existen los males del capitalismo como el narcotráfico y las mafias que están destruyendo a los países occidentales dominados por la hegemonía capitalista.

Ésta es su historia:

Video original: autoría de Alejandro Cao, fundador de la Asociación de Amistad con Corea (KFA) 

Texto de la introducción: autoría de KFA Argentina